<p>Las mejores ideas en promociones del año</p>
<p>oferta del año</p>

Un clásico actual

7 de mayo 2015


 

Algo que hace que tu hogar se sienta íntimo y personal es la forma como manejes la privacidad hacia el exterior y entre los espacios interiores. Tu vivienda debes convertirla en un lugar de retiro, en el lugar preferido de confort, por encima de cualquier otro.

 

 

 

Una manera de lograr esta privacidad desde el interior de la casa hacia afuera es a través de filtros visuales como las cortinas, persianas o cualquier elemento que bloqueé la vista hacia y desde el exterior. En muchas ocasiones estos filtros complementan el bloqueo acústico y térmico que una ventana o una puerta de cristal pueden lograr.

Últimamente se ha puesto de moda que los depas y casas contemporáneas no coloquen cortinas tradicionales y proponen como filtro en las ventanas las persianas enrollables u horizontales. Nadie dijo que todo el diseño contemporáneo está peleado con las cortinas tradicionales de tela o ¡hasta de terciopelo!

Disfrutar de la comodidad y practicidad de una cortina de tela tradicional es una buena decisión. No te encasilles en los estereotipos impuestos por la moda y ¡regresa a los clásicos!. Los mecanismos para abrir y cerrar las cortinas pueden ser manuales o motorizados

Los diseños más conocidos y comunes para las cortinas “tradicionales” son:

Cortina suelta. Sin amarres, sólo sujetada de la parte superior con ganchos u ojillos.
Cortina drapeada. Sólo sujetada en la parte superior con ojillo o gancho. Con amarres de diferentes formas y diseños en la parte inferior de la tela.
Cortina entrecruzada. Dos lienzas que se entrelazan de un lado a otro con cordones de amarre.
Cortina atada. Con amarres en la parte superior e inferior logrando un plisado corto a lo largo de toda la cortina.

    

                                               

 

QUÉ TELA TE CONVIENE PARA CADA LUGAR DE LA CASA

Sala y comedor
En estos espacios los cortinados amplios son los que mejor se adaptan a las características, tamaño y uso de los mismos. Si el lugar es más bien pequeño opta por cortinas livianas y simples.

Recámara principal
El satín, la seda o el raso funcionan a la perfección si la habitación es de estilo más bien clásico. Si por el contrario la decoración se inclina hacia lo moderno y rústico, la loneta, el algodón o lino deben estar en la lista de telas para elegir.

Recámara infantil
Debido a que los pequeños son propensos a descuidar y ensuciar, en este caso debes elegir una cortina de fácil lavado y resistente. Los distintos tipos de algodón son los indicados.

Cocina
Este espacio nos permite mucha variedad, desde una loneta o algodón, hasta la delicada cortina combinada con encajes. Pero en todos los casos tienen que ser resistentes y lavables.

 

                                                  

 

PUNTOS HA CONSIDERAR PARA HACER UNA BUENA ELECCIÓN DE CORTINA...

  • La forma de la ventana
  • Calcula bien los metros de tela
  • Para tener una bonita caída opta por telas “pesadas”, como los linos gruesos, las sedas salvajes o las chenillas. Si quieres usar telas frescas, elige lonetas, arpilleras de algodón o linos con seda.
  • Busca hacer combinaciones acertadas
  • Para conseguir recámaras serenas y salvaguardar la intimidad, opta por combinar cortinas tupidas con visillos ligeros. Así tendrás luz durante el día y podrás cerrar el espacio durante la noche.
  • Para habitaciones infantiles hay que hacer elecciones de telas frescas de algodón, en colores vivos o con motivos infantiles. Elige estores o caídas suaves, que tienen un efecto más ligero, no abuses de los cortinajes.
  • Las cortinas estampadas animan grandes estancias, siempre que el dibujo guarde proporción con el espacio (es decir, que el estampado pueda apreciarse bien). Las cortinas lisas son ideales para estancias pequeñas.
  • Para habitaciones pequeñas es vestir las ventanas con estores o visillos y elegir telas claras o semitransparentes. Además, si optas por un tono igual al de la pared, ganarás sensación de espacio.
  • En estancias con mucha entrada de luz natural, lo mejor es elegir cortinas y visillos dobles, tejidos tupidos o sobrecortinas. También puedes inclinarte por estores enrollables de tela screen o de filtro solar.
  • Para habitaciones con poca luz la solución son las cortinas confeccionadas con tela de visillo: vaporosas muselinas, voiles, organzas. En color blanco, expanden la claridad; en tonos amarillos, crean efecto de luz solar.
  • El tono que has elegido para la pared, así como las telas de las tapicerías, cojines o pantallas, te marcarán la gama predominante y el tono idóneo para las cortinas. Si dudas, decántate por los neutros: nunca fallan.
  • Finalmente, debes tener en cuenta que además de la textura de la tela, las cortinas deben combinar con la decoración del ambiente donde la vas a colocar. Si no estás seguro en la elección, un buen consejo es que pidas algunos retazos de muestra para llevar a casa y ahí observar cómo lucirán, teniendo en cuenta la iluminación y decoración de cada estancia.
  • Al comprar la tela no olvides pedir al vendedor información sobre cual es la mejor manera de limpiar y mantener en condiciones cada tipo de material, para así conservar la calidad y color de la misma por más tiempo. Por ejemplo, la loneta y el algodón pueden lavarse bien en la lavadora, mientras que el terciopelo y la mayoría de las telas delicadas necesitan de un lavado en seco.

 

www.aktualinteriorismo.com